Noticias

Casos reales, estudios y entrevistas. Todo lo último que está marcando los cambios al interior de las empresas.
30
Ene

Cuatro claves para subirse a la ola de la transformación digital

Por Magdalena Winter

“No existe un megaplan de Transformación Digital. Por el contrario, es un cambio cultural que, en sí mismo, implica numerosos cambios en muchas áreas del negocio y que involucran a distintos actores de una compañía”. Esta es una de las conclusiones a las que llega un grupo de directores y ejecutivos de empresas, reunidos por Diario Financiero y Horton International Executive Search, para analizar la realidad de los directorios en Chile.

Este es el tercer encuentro que ambas instituciones realizan en conjunto y que busca mejorar la discusión sobre temas críticos en la alta dirección de las organizaciones privadas y públicas.

Imagen foto_00000014

Cambio cultural

¿Qué se entiende por Transformación Digital (TD)? Para muchos, no queda claro si es sinónimo de digitalización, innovación, automatización, o todas las anteriores. Sin embargo, de acuerdo a directores de empresas y ejecutivos, reunidos por DF y Horton International, involucra una transformación “cultural”, que depende de cada empresa, su historia, el tipo de negocio y sus clientes. Por lo tanto, no existe una receta única, ni un “megaplan”. Apunta al modo en que usamos la tecnología para renovar los procesos, la operación o los modelos de negocio. “No se trata de inventar un nuevo negocio, sino de planificar y definir cómo incorporar las nuevas tecnologías habilitantes”, explican. “No hay que temer a apalancarse en las transformaciones que han hecho otros”.

Según mediciones, un tercio de las empresas chilenas estarían dando pasos significativos hacia la TD, pero todos los presentes aseguran que la cifra es menor. No son muchas las compañías que entienden que hay que hacer cambios, “dado que sus clientes ya se transformaron antes”.

Lo más urgente, afirma otro, es “abrazar la TD como la directriz central de los directorios y del gerente general”.

Imagen foto_00000015

Atento a los clientes

Los consumidores chilenos están cambiando sus hábitos y han incorporado rápidamente las nuevas tecnologías: el banco se maneja desde el celular y las compras se hacen en línea. El problema está en que ellos se han adaptado, pero las empresas avanzan más lento. En este sentido, son más exitosas las ideas que nacen del análisis de data, de observar lo que busca y hace el cliente.“El que lidera el proceso de TD es el consumidor. El problema es que el desarrollo de la tecnología está avanzando a una velocidad superior a la que las empresas somos capaces de adoptar”, reconoce uno de los presentes.

Se requiere un “liderazgo desde arriba” para implementar cambios que en promedio toman entre dos o tres años y que están llenos de obstáculos. Sugieren que sean los accionistas, dueños o directores los que lideren la TD, porque si no “las señales que se dan suelen ser equívocas”.

Imagen foto_00000013

De miedos y pesadillas

La TD presenta oportunidades, pero también amenazas. “Si una compañía se embarca en un proceso de TD va a tener que ajustarse. Eso no es un misterio”, aclara un asistente. Y esto genera temores de pérdida de empleo en muchos trabajadores. Lo primero es comunicar y explicar los desafíos que vive la empresa. Lo desconocido genera incertidumbre.

Además se requiere trabajar en un plan de reconversión interna, que permita a quienes pierdan su empleo por la automatización de procesos, reconvertirse y ocupar nuevos puestos que potencien habilidades blandas. Por ejemplo, el scrum master (facilitadores de proyectos o líderes en gestión de agilizar proyectos) toman cada día más relevancia. Y en los casos en que personas mayores tengan dificultades para reinsertarse, las empresas tendrán que hacerse cargo, “pagarles la salida y asumir el costo”, dicen.

También sugieren desarrollar programas de emprendimiento para trabajadores. Destacan que hay sectores de la economía que están creciendo en empleos debido a los cambios en los hábitos de consumo: Cornershop, Uber y empresas de distribución están requiriendo cada vez más personas para hacer frente al crecimiento de su negocio.

Las compañías deben planificar, considerar todos estos escenarios e incluirlos en su plan de TD.

Imagen foto_00000012

Músculo nuevo: Capacitar

La principal herramienta para hacer frente a los cambios de la TD es el emprendimiento. “Las empresas deben capacitar a su gente, hacerse cargo de prepararlos para su siguiente etapa laboral. “El emprendimiento es un músculo que hay que aprender a desarrollar”, afirma un director.El punto es que cada vez será más indispensable adquirir las habilidades necesarias para poner en pie una idea de negocio, en un entorno laboral cambiante y altamente tecnologizado. Hay empresas que han creado concursos internos de emprendimiento e innovación, destaca uno de los presentes. “Todos debiéramos tener la capacidad de iniciar un nuevo emprendimiento”, explica otro.

Imagen foto_00000011

cerrar