Noticias

Casos reales, estudios y entrevistas. Todo lo último que está marcando los cambios al interior de las empresas.
27
Nov

El lento camino de las empresas productivas para subirse al carro digital

Pese a que hay conciencia entre las empresas de que la tecnología es un factor clave para impulsar su productividad y ser más competitivas, hay consenso en que el sector industrial está rezagado en lo que a digitalización se refiere.

 

Según un estudio de Accenture, que entrevistó a ejecutivos senior pertenecientes a industrias manufactureras y de producción, a nivel local el 60% de ellos identificó entre sus prioridades para los próximos años la adopción eficiente de nuevas tecnologías digitales, mientras que aproximadamente el 60% dijo temer que sus empresas luchen por sobrevivir si no logran generar nuevo valor a partir de la digitalización.

Según la investigación, las empresas productivas chilenas proyectan inversiones en distintas áreas. Para lograr una mayor eficiencia operativa, por ejemplo, el 73% invertirá en ciberseguridad, mientras que un 67% lo hará en mobile computing. Con el fin de impulsar experiencias para los consumidores hiper personalizadas, el 57% planea invertir en BlockChain y el 53% en Digital Twin e Impresión 3D. Y para impulsar nuevos negocios, un 50% pondrá foco en experiencias inmersivas y un 40% en vehículos autónomos, mientras que un 37% lo hará en Big Data y analytics.

“A pesar de que los ejecutivos chilenos reconocen la importancia de la transformación digital para sus compañías, las empresas industriales de Chile se encuentran aún muy rezagadas respecto a otras geografías en términos de inversión digital”, explica Esteban Rodríguez, country managing director de Accenture Chile.

Para Jorge Rojas, socio líder de Consulting en Deloitte, esto se relaciona con que estas industrias son muy conservadoras y funcionan a través de procesos y tecnologías tradicionales, por lo que culturalmente y desde el punto de vista de la infraestructura tecnológica, enfrentan hoy mayores desafíos.

“En la medida que la industria productiva entienda que el usuario final no es invisible, sino que finalmente puede ser incorporado en el proceso productivo y ser parte de éste, creo que viene un cambio radical para la industria tecnológica”, advierte Rojas.

 

Más allá de lo financiero

Automatización, inteligencia artificial, IoT, telemetría y machine learning son algunos  ejemplos de las tecnologías que se utilizan en otros países para adelantarse a eventos, personalizar la oferta, optimizar producción, acercarse a clientes y proveedores, detalla Cristián López, gerente Nuevos Productos de In Motion.

Sin embargo, uno de los factores que dificultan la inversión de las industrias productivas en esas tecnologías tiene que ver con la manera en que estos proyectos se evalúan.

Según Ariel La Paz, profesor asistente del Departamento de Control de Gestión y Sistemas de Información de la U. de Chile, “el uso de las tecnologías tiene un componente de incertidumbre importante”, por lo que es necesario considerar que éstas no necesariamente generarán un flujo financiero, sino que hay otras áreas de impacto.

Con todo, según la directora del Comité de Transformación Digital de Corfo, Patricia Orellana, estos beneficios son claros. “En agroalimentos se estima un aumento en la productividad del orden de 20% a 30%”, dice y añade que “líderes empresariales mundiales creen que con la manufactura avanzada aumentarán los ingresos en un 23%”.

El problema, explica David Vaizer, director comercial de Iron Mountain, es que la incorporación de tecnología ha avanzado hacia procesos que impulsen ganancias en eficiencia y ahorro de costos, pero, salvo excepciones, todavía es “baja en lo que se refiere a disrupciones tanto de los modelos de negocios como de los procesos”.

De todas maneras, digitalizar tareas administrativas permite a las empresas concentrarse en producir. “Esto las ayuda a crecer, ya que los sistemas digitales son de rápida escalabilidad y por tanto los aumentos en producción y expansión de las empresas no tendrán tope administrativo”, comenta Juan Pablo Salas, gerente de Innovación de Acepta Soluciones Digitales.

Para Vaizer, los avances se demuestran en que hoy existen áreas dedicadas a la transformación digital, en las que las empresas están incorporando a especialistas. De hecho, para Pablo Iturbe, CEO de Tigabytes, la dimensión del colaborador interno comenzó a tomar relevancia, obligando a las empresas a redoblar esfuerzos en términos de transformación, ya que “cada día se vuelve más difícil atraer y retener talento, y la visión de futuro que tiene la empresa (traducida en cómo y para qué usa tecnología) es una variable para las nuevas generaciones al momento de elegir dónde quieren trabajar”.

“Chile está tomando la problemática en sus manos, y si bien hay muchísimo camino por recorrer, falencias que sortear y políticas públicas que apoyen esta transformación, hoy vemos que es un tema que la industria local ha puesto sobre la mesa y que ven como una necesidad evidente para el futuro”, concluye Jorge Rojas.