Noticias

Casos reales, estudios y entrevistas. Todo lo último que está marcando los cambios al interior de las empresas.
13
Sep

Las smart cities avanzan con el eje puesto en el ciudadano

Los últimos datos de la ONU proyectan que, para 2050, el 68% de la población mundial vivirá en ciudades, año en el cual la entidad estima que habrá más de 10 mil millones de habitantes en el orbe.

Esta situación está obligando a las ciudades a buscar nuevas formas de organización para mitigar su impacto social y medioambiental. Y las tecnologías en esto tienen un rol protagónico en su evolución.

“El concepto de smart cities busca acercar al ciudadano a la ciudad. Es decir, optimizar y entregarle mayores beneficios a las personas”, explica el country manager de InterSystems, Martín Kozak, quien agrega que “cuando el ciudadano se involucra en smart cities y empieza a utilizar los ejes que la definen, como puede ser infraestructura, transportes, energía o salud, comienza a observar beneficios que impactan en lo que es el tiempo, y esto se puede ver en cómo optimiza su vida”.

Según el gerente corporativo del Centro de Competencias SONDA, Amin Guenim, el desarrollo de smart cities es una de las preocupaciones de los gobiernos de las principales urbes del mundo, que buscan convertirlas en lugares más sustentables, inclusivos y transparentes, generando más riqueza y fomentando la creatividad de los ciudadanos.

Para eso, señala, una ciudad inteligente debe priorizar aspectos clave, como la movilidad, la seguridad, los entornos, el medio ambiente, el manejo de residuos y generar más y mejores espacios públicos. “Se estima que sólo en tecnología, el gasto mundial en el ámbito de las smart cities alcance a US$ 135 mil millones para el año 2021”, agrega.

En este sentido, debe establecerse una arquitectura tecnológica sobre la que se desarrollan las ciudades inteligentes, dice el gerente de Ingeniería de Cisco Chile, Víctor Toscanini. Estas se pueden clasificar en tres tipos: sensores y dispositivos finales, conectividad con el manejo de la data y aplicaciones más servicios. “Sin olvidar ciberseguridad, que es un tema transversal”, advierte.

También es clave, de acuerdo al gerente de Nuevos Productos de In Motion, Cristián López, hacer inversiones en conectividad y redes, junto con el acceso a Internet a bajo costo,  confiable y de alta disponbilidad.

“La tecnología impacta en todo”, recalca el CEO de Tigabytes, Pablo Iturbe. Medir de mejor manera la calidad del aire, seguridad ciudadana, mejorar la capacidad fotovoltaica, contar con transporte público eléctrico, cohesión o colaboración social, diseño de más vías para bicicletas y disminuir la capacidad vehicular de las calles son parte de sus alcances. “Hasta usar Inteligencia Artificial para mejorar la sincronización de semáforos, que además usan luz solar en vez de electricidad”, agrega.

Mayor eficiencia

Un estudio de Siemens de 2017, demostró el retorno real del modelo de negocios de una Smart City, basándose en la experiencia de cinco ciudades en un período de 18 meses. Entre ellas, se logró un retorno acumulado de 1.560 millones de euros al implementar el uso de energía inteligente.

“Para ejemplificar, el promedio de ahorro de energía anual tras implementar alumbrado público inteligente fue de 20 GWh y se lograron cerca de 550 millones de euros en retorno total tras las inversiones realizadas en transporte inteligente, lo que como beneficio directo a los ciudadanos ofrece reducción de retrasos y ahorro de tiempo”, comenta el CEO de Siemens Chile, Alberto Flores.

Según cálculos de Enel, que implementó el primer prototipo de Smart City en Chile en 2014, las luminarias LED telecontroladas pueden reducir en 50% el consumo de energía eléctrica y generar el mismo flujo lumínico. “Pero no sólo se trata de eficiencia en energía y costo, sino también en mejor información para todos ya que, por ejemplo, al incorporar sensores en la vía pública, se puede realizar un mapa de la ciudad sobre los niveles de ruido, contaminación, flujo de personas, entre otros, y poder compartir esta información a través de las actuales pantallas LED en vía pública”, acota la gerente de Enel X Chile, Karla Zapata.

Para el gerente del programa Santiago Ciudad Inteligente de Corfo, Pedro Vidal, hay de por medio un cambio de enfoque. “Antes hablábamos de países desarrollados, hoy hablamos de ciudades”. Lo que le parece lógico, “ya que cuando atendemos los problemas de una ciudad, la fórmula más eficiente es hacerlo de manera acotada al territorio en el cual se presenta la necesidad”.

 Avances en Chile

El año pasado se implementó el Programa Regional Santiago Ciudad Inteligente que, según el vicepresidente de Corfo, Sebastián Sichel, ha generado y fortalecido un ecosistema de emprendimiento e innovación que trabaja bajo una mirada colaborativa para atender temas de ciudad. “Creemos que vamos en la dirección correcta”, dice Sichel, y comenta que ciudades como Concepción, Punta Arenas, Temuco y Coquimbo están comenzando a crear también una agenda en este sentido.

Iniciativas de interoperabilidad en salud a nivel nacional, que incluyen atenciones a distancia con información en línea para mejorar la toma de decisiones, así como geolocalización de los vehículos, los botones de pánico y la vigilancia a través de drones, en materia de seguridad, u optimización de flujos de transporte en temas de movilidad, son algunos de los avances que se registran en el país, destaca Martín Kozak, de InterSystems. “El desafío está en que muchos de estos proyectos se encuentran en una etapa temprana de desarrollo. Es decir, son pilotos. Por lo tanto, es importante escalar estos pilotos y convertirlos en proyectos reales y sustentables a largo plazo”, advierte.

US$ 135 mil millones sería el gasto mundial en tecnología para smart cities en 2021.

68% de la población mundial vivirá en ciudades en 2050, más de 2.500 millones de personas más que actualmente.

Leave a Reply