Noticias

Casos reales, estudios y entrevistas. Todo lo último que está marcando los cambios al interior de las empresas.
28
Sep

Las urbes que chile debería mirar para replicar modelos

Servicios abiertos de car sharing, smart parking, Internet de alta velocidad, estaciones para cargar vehículos eléctricos, aplicaciones que mejoran el transporte público y, en general, proyectos y soluciones para prestar servicios más eficientes y optimizar los recursos económicos, son factores que han incidido en que ciudades como Copenhague, Singapur, Estocolmo, Zúrich, Boston, Tokio o San Francisco, encabecen todas las listas recientes de ciudades inteligentes de consultoras, empresas y organizaciones internacionales.

Doha también está entre las 50 más inteligentes, según el ránking 2017 de EasyPark, donde Orange Business Services trabaja en un proyecto para entregar la mayoría de los servicios inteligentes y aplicaciones en el Msheireb Downtown Doha, un proyecto en el corazón del centro tradicional de la ciudad que comprende oficinas residenciales, comerciales, puntos de venta y hoteles, explica Felipe Stutz, director de soluciones para América Latina de la compañía.

Son ciudades que indican hacia dónde debe avanzar Chile, considera Danilo Pavlovic, director ejecutivo de Telecomunicaciones de Accenture Chile, con un factor común que explica su éxito: infraestructura inalámbrica como soporte fundamental para el desarrollo, con la tecnología 5G potenciando las soluciones.

Según un estudio de esta compañía, que trabajó con el gobierno de Singapur para implementar el uso de Analytics de video y mejorar la seguridad pública no sólo de la ciudad, sino de todo el país, las soluciones para el tráfico vehicular y redes eléctricas con tecnología 5G pueden generar más de US$ 160 mil millones en ganancias y ahorro energético, sólo en Estados Unidos.

Además, se estima que las compañías de telecomunicaciones invertirán US$ 275 mil millones en nueva infraestructura en los próximos siete años, lo que podría crear hasta tres millones de empleos y aumentar en US$ 500 mil millones el PIB de ese país.

Cifras que representan una oportunidad y un modelo a seguir para las grandes compañías de telecomunicaciones que operan en Chile, acota Pavlovic, junto con mejorar la calidad de vida pues este tipo de soluciones, aplicadas al tráfico, pueden ahorrar a los conductores hasta 60 horas al año, como ocurre en Singapur.

“Son 60 horas más de vida, de familia, de deporte”, señala Viviana Ponce, fundadora de Experiencia Lab.

Siguiendo esa línea, Santiago y Temuco han tenido avances en el objetivo de convertirse en una smart city. En la capital, Enel implementó en 2014 “Smartcity Santiago”, el primer prototipo de ciudad inteligente de Chile, como un laboratorio-ciudad que pone a prueba una serie de tecnologías de última generación. Y Temuco fue el primer lugar de regiones donde se empezaron a replicar estos encuentros a fin de abordar problemas cotidianos, estudiar casos internacionales y discutir sobre Industria 4.0, recuerda Ricardo Meneses, ingeniero de aplicación y producto de Furukawa Electric Latam en Chile. Además, Temuco está desarrollando diversas iniciativas que cuentan con financiamiento, apalancado en un ecosistema que suma a privados, academia, sector público y sociedad civil, señala Sebastián Sichel, vicepresidente ejecutivo de Corfo.

Pero lógicamente, todos reconocen que todavía queda mucho por discutir y resolver. Para Juan Pablo Salas, gerente de innovación de Acepta Soluciones Digitales,  no sólo Temuco, sino que otras ciudades de considerable tamaño, deben experimentar en otros ámbitos y adoptar aquellas cosas que en Santiago, por ejemplo, dieron buenos resultados. ”Si Temuco se planificara en torno a líneas de metro eficientes, aprendiendo de los errores de las líneas de Santiago, la ciudad entera se adapta a ese sistema de forma proactiva y no reaccionando tarde”, dice. A su juicio, el problema de la capital es precisamente ése, que se demora en accionar y reaccionar. “Acá se ve el espíritu de experimentación latente y funcionando, pero ocurre que tenemos que mejorar una bicicleta vieja por una nueva mientras vamos andando a alta velocidad. Esto significa cambiar pieza por pieza sin desestabilizar el andar ni la pedaleada”, ejemplifica Salas.

Desde el lado institucional, Sichel reconoce que hay temas pendientes respecto a gobernanza, desarrollo de capital humano avanzado en áreas técnicas y tecnológicas e innovación en los modelos de negocio, para permitir que los emprendedores puedan proponer nuevas tecnologías que sean sustentables en el tiempo. “No hay una sola fórmula que resuelva las complejidades que hoy enfrentan las ciudades. Siempre tendremos algo que mejorar o desafíos que enfrentar en el presente y futuro, ya que las ciudades son sistemas complejos”, asevera.

Las soluciones para tráfico vehicular y redes eléctricas con tecnología 5G pueden generar más de US$160 mil millones en ganancias y ahorro energético sólo en EE.UU.