Noticias

Casos reales, estudios y entrevistas. Todo lo último que está marcando los cambios al interior de las empresas.
21
Nov

Lemontech suma Inteligencia Artificial a su portafolio para la industria legal

Acaban de comprar una startup de IA y tienen en la mira tres empresas para consolidar su posición en la región. Este jueves realizarán el primer LegalTech Summit Santiago 2018, para analizar el impacto TI en el sector legal.

Chile comienza a ser terreno fértil para el desarrollo de tecnologías propias. Un ejemplo es Lemontech, uno de los principales proveedores de software como servicios para la industria legal, que poco a poco ha ido ganando terreno en un nicho donde hay mucho por crecer.

Imagen foto_00000003

La compañía de capitales chilenos debutó en 2007 con un modelo de negocios basado en licenciamiento, pago por uso y plataformas en la nube. Tres años después iniciaron un proceso de expansión, que los llevó a tener un portafolio de clientes en 17 países de la región y España y que hoy los posiciona de cara al cierre del año, con un crecimiento de 37% a nivel global. “Estamos creciendo en todos los países y nuestros mercados más fuertes, después de Chile, que concentra el 40% de nuestras ventas, son Perú, Colombia y México”, afirma Ignacio Canals, fundador de Lemontech.

El ejecutivo cuenta que este año partieron con un plan de inversiones de US$ 12 millones en Investigación y Desarrollo (I+D) por tres años, para rehacer las plataformas y para incorporar nuevas tecnologías, especialmente, Inteligencia Artificial (IA). De hecho, revela que al menos un 30% de estos recursos, unos US$ 3,6 millones, se destinarán a desarrollos con esta tecnología emergente.

“La I+D es el corazón de nuestros negocios, si no inviertes constantemente en ello no tienes ninguna posibilidad de competir. La inversión ha ido en alza, pero nuestra meta es llegar a invertir sobre el 50% de las ventas en Investigación y Desarrollo”, comenta Canals.

Ya dieron el primer paso, adquirieron una startup especializada en Inteligencia Artificial, Namku.cl, -una operación de US$ 500.000-, lo que les permitirá potenciar productos que apoyen el proceso de transformación digital de la industria legal.

Adicionalmente, adelanta que tienen en la mira a tres empresas en Latinoamérica, todas del segmento legaltech, cuya adquisición les permitiría acelerar aún más el crecimiento de la compañía.

Nuevos proyectos

Canals afirma que hay varias tareas de la industria que se pueden automatizar con Inteligencia Artificial. Bajo esta lógica, están incorporando funcionalidades inteligentes a dos de sus herramientas: la plataforma de juicios masivos y el TimeBillingX, cuyas versiones inteligentes estarán operativas en junio de 2019.

En el primer caso, la plataforma podrá automatizar los “juicios ejecutivos”, es decir, aquellos que siguen un patrón similar, como los de cobranza, AFP e Isapres.

“Esto significa que una máquina será capaz de procesar la mayor parte del trabajo de un juicio, sin intervención humana. Hoy existen cerca un millón y medio de juicios de cobranza, los que siguen un flujo bastante conocido, y que son muy automatizables entrenando a una máquina”, dice.

Respecto del TimeBillingX, comenta que una vez que opere con IA, podrá automatizar el registro de horas que destinan los abogados a un cliente o causa, evitando que el profesional “salga de su foco”.

“Estamos entrenando máquinas para que sean capaces de entender, en función de lo que el abogado está haciendo en el computador, a qué cliente, materia o proyecto, está dedicando tiempo, por lo tanto, va a ser capaz de contabilizar horas sin necesidad de ingresar los datos manualmente”, cuenta.

Una vez que los proyectos entren al mercado, el ejecutivo estima que su compañía “dará un salto cuántico” en términos de ventas, además del consecuente aumento de la penetración de estas tecnologías.

“Este es el tipo de avances que genera una brecha, pues ya no será factible llevar una actividad a cabo sin una herramienta como ésta. La mitad de los juicios en Chile son automatizables, entonces, si una empresa no posee una herramienta de este tipo, no podrá competir haciendo un juicio a mano, porque su costo de horas no será competitivo”, plantea.

Dice que la industria legal va a sufrir una fuerte reforma producto de la IA y eso va a implicar que gran parte del trabajo que hoy realizan abogados junior, menos especializados, lo harán las máquinas. En tanto, uno senior se convertiría en un “superabogado”, capaz de llevar muchas más causas, procesar contratos, y que en gran medida será un “administrador de las excepciones de las máquinas”, es decir, estarán para resolver los temas complejos, mientras éstas, se encargaran de las tareas repetitivas y rutinarias. Serán labores complementarias, que en conjunto, impactarán directamente en la productividad de una organización.

El ejecutivo afirma que en el área de contratos y juicios una persona, con la ayuda de una máquina, va a tener la productividad de 20 personas. Y en el caso de un Due Dilligence, la máquina va a poder revisar en tiempo récord todos los contratos antes de una venta, lo que significará un “ahorro de tiempo impresionante en la historia”, finaliza.