Noticias

Casos reales, estudios y entrevistas. Todo lo último que está marcando los cambios al interior de las empresas.
28
Sep

Los ejes tecnológicos para ciudades inteligentes

Internet de las cosas

“La IoT es la interconexión de diversos dispositivos de uso masivo intercambiando datos en tiempo real. Por lo mismo, es el punto de partida para el desarrollo de las ciudades digitales, conectando a los gobiernos locales con las necesidades de las personas”, explica Cristián Cabezas, Solutions Director Dimension Data Chile.

La toma de decisiones eficientes y eficaces es la clave de su uso, afirma el vicepresidente ejecutivo de Corfo, Sebastián Sichel. Para ello se requieren sensores que toman la información de las cosas, redes de comunicaciones ubicuas y de bajo consumo que transmitan información de millones de sensores, Edge Computing para aquellas aplicaciones que requieren respuestas en tiempo real y plataformas que almacenan la información enviada por los sensores y la disponibilizan a los desarrolladores de aplicaciones, usando herramientas informáticas abiertas. “Las técnicas de análisis de datos (Data Analytics) también son clave en las aplicaciones para ciudades, ya que estas técnicas les dan la inteligencia”, señala.

De esta manera, la IoT permite a los gobiernos tomar decisiones oportunas de desarrollo urbano en temas de sustentabilidad, socioeconómicos, medioambientales, de salud, seguridad, transporte y congestión vehicular, entre otros.

Desarrollos para la seguridad

Además de la seguridad de los datos y las redes, la tecnología permite ofrecer herramientas para enfrentar el delito. Para Rodrigo Paiva, fundador y director de Federal, hay cinco claves fundamentales para la seguridad inteligente.

Primero, la georreferenciación de los delitos incorpora la dimensión espacial y variables delictivas en forma gráfica, con el objetivo de realizar un trabajo preventivo y de control. También está el control de acceso comunal (por ejemplo, a través de lectores de patentes), que apunta a la identificación de vehículos en zonas, barrios o vías de importancia, generando alertas tempranas, mejor coordinación y mayor efectividad de rondas y patrullajes. A nivel de control de identidad, el reconocimiento facial puede aportar a la seguridad en lugares públicos como estaciones de Metro, terminales de buses, estadios y otros, permitiendo, por ejemplo, cargar fotografías de personas no autorizadas.

El video análisis, en tanto, permite optimizar costos ya que requiere de menos personal para efectuar labores de ronda y verificación, pues el operador puede atender mayor número de cámaras que en un sistema de CCTV tradicional, mientras que el registro de imagen y video, a través de cámaras que detectan movimiento para registrar imagen y sonido, permite revisar lo capturado en tiempo real a través de una aplicación.

“Para obtener mejores resultados en temas de seguridad debe existir una Coordinación Nacional de Seguridad, que reúna los esfuerzos independientes de la PDI, municipios, Carabineros, autopistas, transporte, servicios de salud, bomberos y privados”, advierte Paiva.

Analítica, big data e inteligencia artificial

El intensivo uso de sensores de IoT en vehículos, dispositivos o equipos en los que las ciudades confían, es capaz de producir datos válidos para una cantidad de sistemas de business intelligence, enfocados por ejemplo en la gestión de estacionamientos, prevención de crímenes, servicios de emergencia y mantenimiento edilicio, entre otros, asegura el gerente general de Infor Cono Sur, Rubén Belluomo. De esta manera, la analítica y el Big Data permiten analizar un gran volumen de datos de una forma eficaz y rápida desde fuentes muy diferentes de una ciudad, como el estudio del movimiento de sus habitantes para mejorar transitabilidad o el análisis de microclimas para mejorar habitabilidad, señala el director de Desarrollo Digital de Fundación País Digital, Marco Terán. En la misma línea, la Inteligencia Artificial, agrega, permite predecir con mayor exactitud información futura o entregar opciones al ciudadano, “siendo un ejemplo cotidiano la posibilidad de rutas alternativas que nos da Google Maps cuando consultamos sobre ir de un lugar a otro”. También ofrece la posibilidad de hacer más eficientes las tasas de uso de la energía.

virtualización

A juicio del gerente comercial de Citrix en Chile, Marcos Vieyra, la virtualización es otra de las tecnologías relevantes, ya que mejora la experiencia de usuario y entrega espacios seguros para el consumo de aplicaciones en distintas áreas. Por ejemplo, aplicaciones que virtualicen los salones de clases permite desarrollar el trabajo remoto y crear espacios colaborativos más flexibles, así como acceder a los contenidos desde cualquier lugar y dispositivo, sin la necesidad de asistir físicamente al recinto educacional.

Estos recursos tecnológicos abren las puertas para que las personas que viven en zonas de difícil acceso puedan estudiar de manera 100% online y tengan a su disposición laboratorios virtuales, lo que se traduce en que la oferta educativa se amplíe. En el área de salud, permite alcanzar una mayor interoperabilidad entre instituciones, de manera que haya accesos remotos fáciles y rápidos para obtener la información clave de un tratamiento o exámenes médicos.  Con esta tecnología se pueden consultar historias clínicas de forma remota o acceder rápidamente y en cualquier momento a imágenes de todo tipo.