Noticias

Casos reales, estudios y entrevistas. Todo lo último que está marcando los cambios al interior de las empresas.
18
Jun

Un nuevo desafío: interoperabilidad del Estado con las empresas privadas

Por José Rodríguez, Gerente General de JR Consultores, socio Chiletec

La implementación de trámites en línea a través de portales web -sin lugar a dudas- ha sido un avance importantísimo para la eficiencia de nuestro país. Tener muchas personas haciendo filas, consiguiendo certificados en un organismo del Estado para ser presentados en otras dependencias, hoy es un desperdicio de tiempo, un desgaste psicológico y un “ataque directo” a la productividad del país, destinando muchas horas de sus ciudadanos a actividades que nos agregan ningún valor.

En la cuenta presidencial del 1 de junio el presidente Piñera anunció muchos lineamientos de modernización del Estado fundamentales para el mejoramiento de la calidad de vida de los ciudadanos y que pueden tener un gran impacto en la productividad del país y en la calidad de vida de los ciudadanos. No obstante, falta una dimensión que permitiría dar otro salto importantísimo para la productividad: la interoperabilidad del Estado con las empresas privadas.

Hoy, existen “ejércitos” de contadores interactuando con la página web del SII, subiendo archivos, bajando certificados, revisando estados de declaraciones, investigando inconsistencias por cuadraturas etc. Así como también hay grupos de abogados y administrativos ingresando al portal del poder judicial, subiendo escritos y revisando el estado de sus causas, etc.

A pesar de que el interactuar con estos sitios web es mucho mejor que concurrir físicamente a realizar el trámite, en todos estos casos hay un traspaso de datos manual. O bien, los profesionales toman los datos de un sistema propio, para trasladarlos a un sistema del Estado; o viceversa, extraen los datos desde el portal del Estado, para luego traspasarlos a sus propios sistemas. Esto genera consumo de tiempo innecesario, sin tomar en cuenta los errores que podrían surgir en los traspasos, más el tiempo destinado a monitorear el estado de trámites.

En este contexto, el siguiente paso que debería dar el gobierno es la interoperabilidad con las empresas. Si los organismos estatales generarán APIs, y permitieran interactuar con los sistemas de los privados, se eliminaría muchísimas horas de trabajo de bajo valor agregado, como por ejemplo las horas de funcionarios estatales dedicados a fiscalizar descuadraturas simples.

También debemos tomar en cuenta los efectos que esto podría generar, así como la drástica disminución de horas dedicadas de contadores que concurren, día a día, a las oficinas de SII para revisar notificaciones de declaraciones de renta observadas, o bien las horas de fiscalizadores que deben dedicar en atenderlos.

Para que esto tenga efecto, el sector privado también debe hacer un importante esfuerzo por modernizarse y desarrollar sistemas inteligentes que sean capaces de aprovechar estas posibilidades de interoperabilidad.

cerrar